Care Partner Information Sheet

Nutrición y la seguridad alimentaria

La nutrición y la seguridad alimentaria

Con la edad se producen algunos cambios que afectan al hambre y el comer. Algunos de estos cambios son normales y algunos son a causa de enfermedades que son comunes al envejecer. La tabla de abajo nombra algunos de estos cambios.

  • Menos capaz de saborear u oler
  • Es difícil masticar
  • Acidez estomacal
  • Boca seca
  • Es difícil tragar
  • Menos sed


Algunos cambios pueden ser peligrosos. Si el olfato y el gusto están deteriorados, es difícil saber si un alimento se ha echado a perder. Comer comida en mal estado puede causar enfermedades. Es importante fechar y etiquetar los alimentos y revisar las fechas antes de comer. Tire todos los alimentos viejos.

También puede ser peligroso cuando hay dificultad al masticar y al tragar. Atragantarse es común en las personas mayores. Las dentaduras pueden contribuir a que la persona se atragante. Las personas mayores deben tomar bocados pequeños y masticar la comida despacio. Si una persona mayor se atraganta o se está ahogando, llame al 911. Si está capacitado, use la maniobra de Heimlich cuando la persona que se está ahogando no puede hablar o toser. Vaya al doctor aun cuando la persona ya se haya recuperado para asegurarse que no está lastimada.

Además, muchas personas mayores no toman tanta agua como deben. Esto es porque no sienten sed. Si la persona toma muy poca agua, puede sentir mareos y caerse. Es importante que las personas mayores tomen agua todo el día, aun si no sienten sed.

Consejos rápidos
  • Sea conciente de que algunos alimentos no se pueden tomar con ciertos medicamentos. Pre-gúntele al doctor o farmacéutico si la persona no debe de comer ciertos alimentos.
  • Tome mucha agua. Tome más agua en los días calurosos.
  • Las pastillas de vitamina no pueden reemplazar a los alimentos saludables. Coma muchas verduras y frutas frescas.
  • Tome bocados pequeños y mastique bien para no asfixiarse.


Las personas mayores deben comer alimentos que sean saludables y bajos en azúcar y en grasas. Un consejo fácil de seguir es comer alimentos que tienen mucho color natural. Estos alimentos tienen más vitaminas. Por ejemplo, el camote anaranjado tiene más vitaminas que una papa blanca.

Alimentos
Ejemplos
Mejores opciones
Consejos
fruta
bayas, manzanas
frescas, cuando sea posible 
  • Trate de no añadirle azúcar
  • Coma muchas clases de diferentes colores
  • Fresca es mejor. Congeladas y enlatadas en jugo  están bien. 
  • Si es difícil de masticar, cocine o licue las frutas   para ablandarlas.
verduras
colrizada, brócoli, zanahorias, remolachas
frescas, cuando sea posible 
  • Coma de muchas clases de diferentes colores
  • Fresca es mejor. Congeladas y enlatadas están bien. 
  • Si es difícil de masticar, cocine o licue las verduras para ablandarlas.
productos integrales
arroz, avena, pasta, pan
grano integral
  • Trate de comer cereales y productos integrales que no tengan azúcar adicional. 
productos lácteos
leche, queso, yogur
sin grasa o bajo en grasa
  • Pruebe el yogur simple y añádale fruta fresca. Esto tendrá menos azúcar que el yogur de sabor. 
proteína
frijoles, nueces, tofu, carne, pescado, huevos 
cortes magros 
  • Coma muy poca carne roja o carne alta en grasa.
  • Pruebe más comidas sin carne. En cambio, use frijoles, lentejas, nueces o el tofu.
grasas
aceites, nueces, aguacate
grasas insaturadas 
  • Escoja grasas de origen vegetal, como el aceite de olivo.
  • Coma menos grasas de origen animal, como la mantequilla.


Las vitaminas que se toman en pastillas, líquidos o de gomitas, no remplazan una dieta saludable. Pero algunas personas mayores necesitan más vitamina D y calcio aun con una dieta saludable. Pregúntele a un doctor si es necesario añadir calcio o vitamina D.

Sitios web útiles 


Escrito por: C. Bree Johnston, MD, MPH, FACP

Información para el asistente de salud~ Consejos para el cuidado de personas mayores
Editado por un equipo interprofesional de la University of Arizona Center on Aging

Este proyecto fue financiado por la Administración de Recursos de Servicios de Salud (HRSA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. (HHS, por sus siglas en inglés), subvención número U1QHP28721 del Programa de Mejoramiento de los Servicios Geriátricos de Arizona. Esta información o contenido y resultados son de la autora y no deben interpretarse como opinión o norma oficial de, la HRSA, HHS o del gobierno de los EE. UU., ni se debe inferir su aprobación.