Care Partner Information Sheet

Demencia - Infecciones Comunes en Personas con Demencia

Infecciones comunes en personas con demencia

Las personas con demencia a menudo contraen infecciones. De hecho, las infecciones son una causa común de muerte en gente que padece demencia. Hay muchos tipos de infecciones que pueden ocurrir. Las infecciones más comunes suceden en los pulmones, orina, o piel. 

Infecciones en los pulmones (Neumonía)

La infección en los pulmones es llamada neumonía. La neumonía ocurre cuando gérmenes de la nariz, boca, y garganta se extienden hacia los pulmones.


Cuando las personas con demencia se contagian con neumonía, a menudo tendrán tos y fiebre. También, probablemente sólo se sentirán adormiladas, no querrán dormir, o bien se sentirán mas confundidas de lo normal.

Una forma segura de confirmar si una persona tiene neumonía es tomando rayos-x del pecho. La imagen de abajo muestra como es que la neumonía se ve en una imagen de rayos-x. Algunas veces podrá verse más grande o más pequeña que en la imagen, o bien podrá presentarse en diferentes lugares del pulmón.

La neumonía puede ser tratada con antibióticos, administrados ya sea por píldoras, o bien, vía intravenosa. Algunos tipos de neumonía puede ser prevenidos con vacunas.

Antes de tratar la neumonía en una persona con demencia avanzada, es importante decidir si la persona desearía ser tratada o no. Muchas veces, las personas con demencia desearán que se les permita morir de neumonía. Ellas sólo se sentirán adormiladas y se morirán sin dolor. De hecho, hay un dicho que "La neumonía es la mejor amiga de un hombre viejo".


Infecciones urinarias

Las infecciones urinarias son también comunes en las personas con demencia. Estas ocurren cuando gérmenes del exterior del cuerpo se extienden a la vejiga y riñones (Ver imagen). Las infecciones urinarias son más comunes en gente que tiene catéteres (tubos) conectados a su veji-ga para colectar orina. Las infecciones también pueden ocurrir en personas que no tienen catéte-res.

Las personas con demencia que tienen infecciones urinarias quizá experimenten dolor cuando vayan al baño. Probable-mente también sufran de fiebre. O bien, probablemente usted observará cambios en el comportamiento de las personas, tal y como adormilamiento, mas confusión, o bien enojos.

La forma de asegurarse que existe una infección urinaria es por medio de pruebas de laboratorio en la orina. Si existe una infección, puede ser tratada con antibióticos. Tal y como en la neumonía, para alguien con demencia avanzada usted debe decidir se la infección debe ser tratada.

Infecciones de la piel

Muchas personas con demencia avanzada permanecerán recosta-das por periodos largos de tiempo. Cuando esto sucede, pueden adquirir "llagas de cama (llagas por presión)". Las llagas común-mente ocurren en partes del cuerpo que están en constante contac-to con la cama, como la espalda baja o caderas (Ver imagen).

Las llagas de cama pueden infectarse con gérmenes, causando en-rojecimiento, dolor, fiebre, y otros problemas. Son muy difíciles de tratar.

La mejor manera de lidiar con ellas es, en primer lugar, a través de prevenir que sucedan. Esto se logra al asegurarse que la persona con demencia no se recueste o siente en la misma posición por periodos largos de tiempo. Incluso si están en una cama o en una silla todo el día, deben cambiar de posición al menos cada dos horas.

Escrito por: Barry D. Weiss, MD

Alzheimer y otros tipos de demencia~ Información para el cuidador de la salud
Editado por un equipo interprofesional del Centro del Envejecimiento de La Universidad de Arizona.
Asociación para el Alzheimer-Sección Suroeste del Desierto y Cuidadores de la Comunidad

Este proyecto fue financiado por la Administración de Recursos y Servicios para la Salud (HRSA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Servicios de la Salud Humana de los E.U.A (HHS, por sus siglas en inglés) bajo la beca-proyecto UB4HP19047, Centro de Educación Geriátrica de Arizona. Esta información, contenido, y conclusiones son propias del autor y no deben ser interpretada como la posición o política oficial, ni debe ser inferida como una aprobación del HRSA, HHS o del gobierno de los E.U.A.