Care Partner Information Sheet

Demencia - Conducir

La demencia afecta la habilidad de la persona para conducir con seguridad. Los conductores con demencia tienen más probabilidades de sufrir accidentes automovilísticos, y los conductores inseguros son un riesgo mayor para todos en la calle. Sin embargo, la mayoría de las personas que padecen demencia piensan que pueden conducir sin peligro, aún y cuando no pueden hacerlo. Esto es debido a que la demencia afecta la memoria, el pensamiento, y el juicio, y las personas con demencia no se dan cuenta que no son buenos conductores. Por lo tanto, depende de cada una de las partes - familia, cuidadores de la salud, y proveedores de servicios de la salud - asegurarse que la habilidad para conducir de la persona con demencia sea evaluada y un plan ha sido elaborado a partir de esto.

¿Como afecta la demencia una conducción segura?

Las personas con demencia olvidan a donde se dirigen, se cofunden cuando están conduciendo, y se pierden. Tienen problemas para juzgar las distancias, permanecer en los carriles, o entender señalamientos. Tienen problemas para poner atención en las cosas importantes, y se distraen fácilmente. También, tienen problemas para reconocer cuando hay cambios importantes en los patrones de tráfico - tal y como cuando un carro se une al tráfico rápidamente, o bien cuando un balón rueda hacia la calle.

Señales de una conducción insegura
Perderse o olvidarse de como llegar a ciertos lugares     Manejar muy lentamente
Tener accidentes o chocar con cosas Evitar vialidades transitadas
No seguir las señales de tráfico Cometer errores al conducir, especialmente en intersecciones
Enojarse o confundirse mientras conduce  Salirse y meterse en los carriles constantemente

Cada persona es diferente

Algunas personas con demencia en etapas tempranas estarán seguras si limitan su conducción en colonias conocidas o hacen viajes cortos. Pero nunca es demasiado pronto para iniciar la conversación y planear acerca de que hacer cuando la persona ya no pueda conducir con seguridad.

Una buena regla es que si usted piensa que la persona no esta conduciendo seguramente, probamente la persona no esta siendo segura. Si usted se siente incomodo cuando la persona conduce, o mas bien, no quisiera que sus hijos o nietos estén en el carro cuando la persona este conduciendo, la persona probablemente es un conductor inseguro.

Entablar la conversación

Cuando este pensado en hablar con la persona, debe recordar que conducir es un tema muy emocional para la mayoría de la gente. Conducir es importante para la independencia de la persona, por lo que la mayoría de las personas estarán renuentes a dejar de conducir. Algunas personas renuncian o se "retiran" de conducir sin problema alguno. Pero para algunas otras, puede ser muy difícil. La gente con demencia carecerá de la percepción o el juicio para saber cuando no son conductores seguros, por lo que puede ser muy molesto para ellos cuando usted les diga que ya no deben conducir. Una evaluación de conducción formal puede ayudar. Es importante recordar que solo la división estatal de vehículos motorizados esta autorizada para retirar la licencia de conducir. La siguiente tabla enlista algunas ideas de como iniciar la conversación y que hay que hacer a medida que la demencia progresa.

Inicio de la conversación
Entendía que para una persona es difícil renunciar a conducir. Discuta sus preocupaciones, y la necesidad de preparase para el futuro. 
Sea paciente y firme. Involucre a sus familiares y amigos cercanos.
Apele a su deseo de ser responsables y de no herir a alguien con el carro. Ofrezca alternativas como: familiares o amigos; taxi; transportación especial; entrega a domicilio de abarrotes, comidas o medicamentos. 
Incluir en la conversación un experto quien respete el adulto mayor, tal y como un doctor o un abogado.

Las personas con demencia dejaran de conducir en etapas o de un sólo momento. De cualquier manera, probablemente estarán tristes por un tiempo debido a la pérdida de independencia. Algunas veces las personas que se han "retirado" de conducir, quieren volver a empezar. Si esto sucede, trate de ser paciente pero firme. Recuerde que un conductor inseguro es un peligro para todos en la calle. Pueden lastimarse a si mismos, a su familia o a usted.

Cuando no escucha a la conversación:

  1. Pedir el doctor a notificar el departamento de vehículos motorizados.
  2. Esconder las llaves y mantener el auto fuera de la vista.
  3. Deshabilitar el auto para que no enciende.

Escrito por: Mindy J. Fain, MD